EL PROYECTO

SAM_4210 copy//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Llegaré hasta donde el tiempo y los medios me dejen, y os contaré aquellas historias que no salen en la prensa, para que no caigan en el olvido.

Me llamo Xabier Luna, trabajo de bombero en el parque de Tudela. Paralela a mi profesión, cada vez me atrae más la idea de visibilizar realidades desfavorables que hay en otros lugares del mundo. He grabado un documental en los campos refugiados saharauis, uno sobre la discapacidad en Navarra y otro en Colombia.

En abril de este año viajé junto a varios compañeros de trabajo a colaborar con SMH (Salvamento Marítimo Humanitario) en la isla de Quíos, Grecia. La labor, atenderles en el mar y en tierra cuando llegan a puerto. Fueron 15 días donde a parte de esa labor cooperé con Zaporeak sirviendo comidas y junto a otra ONG, atendiendo diversas necesidades de los campos situados allí.

P1080430

//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Un mes más tarde acudí al campo de refugiados de Calais, en Francia. La idea inicial era la de hacer entrevistas para este proyecto, pero la escasez de tiempo y un incidente durante mi estancia me impidió mi objetivo. Aun y todo la experiencia fue interesante y suficiente para vivir en qué situación de hastío se encuentran los refugiados por el incumplimiento de los derechos humanos y humanitarios.

Estas dos experiencias sumadas a una idea que tenía ya pensada, me motivaron a querer colaborar con esta causa. Por un lado quise solidarizarme con el camino que ellos tienen que hacer desde que llegan a Grecia hasta uno de sus objetivos, Suecia. Escogí la bici porque me permitía recorrer casi el mismo camino que hacen ellos. El recorrido después de 52 días de viaje, 32 de ellos sobre la bici y los otros 20 visitando campos y ongs fue: Grecia, Macedonia, Serbia, Hungría, Eslovaquia, República Checa, Alemania y Suecia. La política actual de fronteras cerradas me puso muy difícil estar en contacto con ellos. Ya no caminan por Europa como hace meses. Ahora están en lugares de tránsito o en campos militarizados. Entrevisté a 31 refugiados escuchando y dando altavoz a sus historias a través de este blog.  Sobre la bici traté de ponerme en su lugar llevando unas pocas pertenencias encima. Yo pude escoger la ropa con calma y al terminar el viaje, pude regresar a casa. Ellas y ellos, tienen que dejar sus recuerdos, toda su vida en su casa derruida por las bombas y huir con lo poco que les queda.

El siguiente objetivo fu el de visibilizar la realidad refugiada en Europa, vivirla en primera persona y acercarla a la gente en sus casas. Mostrando la ruta que ellos han hecho. Con imágenes y recorridos. Cada día subí la crónica, información sobre ONG´s e historias de refugiados. Lo más importante las historias de estas personas inocentes que huyen del terror; de dónde vienen, qué han vivido en sus países, hacia dónde quieren ir y con qué sueñan. Es mi manera de poner cara y nombres a personas que escapan de la guerra. Hacer entender que nadie huye gratuitamente de su país arriesgando todo, que nadie huye para quedarse estancado en un campo de refugiados sin derechos, sin un lugar digno para comer, dormir o vivir, que nadie huye para perder su trabajo o la educación de sus hijos.

Y otra razón fue la de recaudar dinero para tres asociaciones con las que he tenido la suerte de colaborar, Help Na, Zaporeak y AHNA. Los primeros son una asociaciónde que surgió por la iniciativa de tres bomberos de Navarra a la que se han añadido gente de otras profesiones con muchas ganas de ayudar. Los segundo están cocinando diariamente para 1400 refugiados en Quíos, a pesar de los problemas que surgen cada día. Los terceros aportando camiones de ropa y necesidades básicas para el campo de Calais, cuando estaba y campos de Grecia actualmente. El proyecto, a pesar de ser humilde y de alguien desconocido, tuvo su pequeña repercusión y aunque no mucho, conseguí recaudar 8500€ para donarlos a estas asociaciones y aportar un poco más en su labor, que es inmensa.

Fue una experiencia intensa, bella en lo humano y en lo que he crecido como persona, en lo que me sigue aportando al poder contarlo en institutos y casas de cultura a personas interesadas y sensibilizadas con la realidad que les rodea. Dura en lo físico, compensado con creces día tras día con sus gestos, sus sonrisas y su actitud ejemplar.

Gracias a todos los refugiados por cederme vuestro tiempo y espacio para contarme vuestras historias. A las ongs que me mostraron su trabajo y a las personas que aportaron y me acompañaron durante este viaje que aún no ha terminado.

P1080449

//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s