El proyecto

Me llamo Xabier Luna, paralela a mi profesión, cada vez me atrae más la idea de visibilizar realidades desfavorables que hay en otros lugares del mundo. Llegaré hasta donde el tiempo y los medios me dejen, y os contaré aquellas historias que no salen en la prensa, para que no caigan en el olvido.

Uno no sabe cuando elige su camino en la vida, simplemente camina y de repente, al echar la vista atrás, no alcanza a ver el comienzo. Quizá todo empezó cuando grabé reportajes y cortos sobre temas sociales con unos amigos. Sobre la parálisis cerebral, la discapacidad, Derechos Humanos, África y un día volaba hacia los campos refugiados saharauis para grabar un documental sobre el reparto de alimentos en las Wilayas. Allí conocí a Attsf y Anarasd, dos ongs navarras que trabajaban en terreno. Fue de mis primeros contactos serios con la cooperación y me gustó.

cache_3425481

Mientras proyectaba el documental del Sáhara por las casas de cultura, me surgió la oportunidad de ir a un pueblo en las montañas de Colombia y grabar el día a día de las familias, la dificultad del trabajo del café, el contacto con los campesinos y su miedo a las guerrillas. Ahí descubrí que quería contar lo que no nos cuentan.

Llegó el 2016, y por fin tomé la decisión de colaborar con una ong en terreno, fue SMH, salvamento marítimo de refugiados procedentes de Turquía a la isla de Quíos. Sólo fueron quince días, pero me faltaban horas para querer ayudar, durante la noche la llegada de barcas, a las mañanas atendiendo a los que llegaban, a las tardes repartiendo comida con Zaporeak y supe que no era suficiente.

P1080430

Ese verano fui en bici desde Atenas hasta Estocolmo, 4000km haciendo el recorrido de los refugiados, pasando por los campos, haciendo entrevistas y recaudando dinero (10000€) para ongs que les atendían. Ese fue el proyecto de Pedaleando por los refugiados que ya cambió definitivamente mi manera de pensar. Siempre hay tiempo y dinero para dedicarlo a los demás.

En abril de 2017 di forma a “Y os lo cuento” y creé una asociación para recaudar dinero y llevarlo en persona a pequeños proyectos por el mundo. Estrené la iniciativa yendo con Sheila a Haití. Allí colaboramos con unas monjas dominícas en un centro pediátrico y las escuelas que gestionaban en puerto principe. También tuve la suerte de ver el trabajo de Cesal en diferentes pueblos con los que colaboraba el gobierno de navarra en higiene en la salud y en educación.

201

Ese mismo año, con el dinero recaudado (5000€) de actividades, charlas y un viaje en bici desde Pamplona hasta Marrakech, km a cambio de dinero,  me fui a un orfanato en Kenia que la asociación Índigo había levantado con mucho esfuerzo. A día de hoy atienden a más de 85 niños huérfanos y me enorgullezco de haber sido parte de la construcción de las aulas y la casa de voluntarios.

Para rematar el 2017, tras el terremoto de México, a los pocos días de regresar de Kenia, hice la mochila y junto a Sheila de nuevo nos fuimos a San Blás Atempa, uno de los pueblos afectados de la provincia de Oaxaca. Allí junto a Melisa, una médico local que solicitaba ayuda, atendimos a más de 400 personas. Con los 1000€ del ayuntamiento de Tafalla, y muchos medicamentos que nos llevamos, pudimos regalar todos los medicamentos y además comprar 1000kg de comida para San José del Paraíso.

Sin acabar el 2017 ya sabía cuales iban a ser mis destinos en 2018, Zambia y Guatemala. En una charla conocí la labor que hace Kubuka en Livingstone. Proyectos educativos, deportivos, microcréditos, huertas familiares, asistencia a chicas en riesgo, muchas cosas interesantes que merecían el esfuerzo de divulgarlo y recaudar dinero. Me fui con la recaudación del año a base de charlas, actividades y ayudas del ayuntamiento de Lakuntza y Unzué. Le añadí de nuevo el matiz ciclista y junto a José Cruz, recorrimos 2400km entre Zambia, Malaui, Mozambique y Zimbawe y llevamos 4200€ para diferentes proyectos.

IMG_0819

El segundo proyecto de 2018, otra vez  con Sheila, acudimos a la zona de la erupción del volcán de fuego. Por un lado colaboramos con Pordesenh, una ong en San Mateo Milpas Altas, que ayuda a niños y niñas en riesgo a proseguir con sus estudios. Junto a otras dos enfermeras y de nuevo con Melisa, la médico mexicana, asistimos a más de 500 personas en nueve pueblos y ayudamos en la construcción de un consultorio y un comedor en el orfanato de Pordesenh. Un total de 5800€ invertidos gracias a la ayuda de los ayuntamientos de Cascante, Tafalla y Aranguren.

IMG_2448

De momento esto es todo. Para este 2019 ya hemos escogido los proyectos a lpos que ayudaremos. El primero en verano, en el mes de agosto iremos al norte de Perú, a un centro en la montaña que da alojamiento, comida y estudios a niños que viven muy alejados. En noviembre recorreré Tanzania en bici hasta un proyecto que imparte cursos para empoderar a las mujeres en su búsqueda de la igualdad.

En cuanto vaya, os contaré a donde va cada euro de vuestras donaciones,  mientras tanto, este blog servirá de portal de historias, de ongs que ponen su grano de arena para que este mundo sea mejor, de nuestros pasos hacia un nuevo destino.