RAMI HALABI

Rami

Rami es mi ajuia (hermano) palestino. Lo conocí en Quíos en el campo de Souda y desde entonces no hemos perdido el contacto. Siento una admiración y amistad hacia él inmensa y me he reservado su historia para las últimas porque esperaba poder contar en ella que mi amigo ya no está en Grecia, pero sigue allí.

Es palestino y lleva 36 años como refugiado en Siria. Ahora es doblemente refugiado.

El 1 de marzo para cruzar de un lado de otro de Allepo tuvo que pagar 1000€. Luego un taxi hasta Hama Deblin (en la misma ciudad). Desde ahí hasta la frontera con Turquía en bus, tiene que pagar aun traficante 200€. otros 200 a un traficante para ir a pie hasta Antakya durante días. Desde ahí otro traficante les cobra 600€ por llevarles en taxi a Esmirna. Esperan siete días para que les lleven en barca a Quíos. Les cobran 600€ por dos intentos. en el primero hay disparos y huyen, en el segundo lo consiguen, van 60 adultos y 13 niños. Tras dos meses en Quíos consigue pasar a Atenas para acercarse más a su sueño de vivir en Europa. La espera, los rechazos le piden arriesgarse, sus amigos le pedimos que sea paciente. A 17 de agosto sigue en un sqat de Atenas a la espera de una solución.

En Allepo vivía en la parte controlada por Al-Asad. Viven en guerra desde hace cinco años. Y un tiempo en el que está Allepo dividido en dos y no puede cruzar a la otra parte de la ciudad.

Hay traficantes en todos los bandos. Y aunque están enfrentados entre ellos, cuando un traficante quiere sacar refugiados para hacer negocio, se respetan. Es fácil localizar a traficantes, hay un gran negocio tras de ellos y hay barrios enteros en Turquía que se dedican a eso. Les odian, pero a la vez son las personas que les ponen a salvo.

“La gente en Siria empieza a odiar, ya no entiende porque están sufriendo tanto. Vivir allí es casi imposible. No sabes que bala, ni de quién te va a matar”.

Está divorciado y tiene hijos. Decide dejarlos para llegar a Europa y poder encontrar un sitio a salvo y dinero para traerlos.

“En el futuro no sé si habrá Siria, creo que se dividirá en todas las facciones que están hoy luchando. Aunque se arregle no quiero vivir allí, tengo muy malos recuerdos. Llegué un momento que salir a comprar el pan, podía ser la última cosa que hiciese y me despedía de mi familia. Perdía muchos amigos y familia. No puedo creer aún en que monstruos se puede convertir la gente”.

Allí trabajaba en Universidad en Allepo. Era pintor y tenía tienda de flores.

“Quiero ir a España, pero no sé español, por eso quiza intente ir a UK, sé inglés y tratar de buscar un trabajo que me guste. Desde que nací soy refugiado, quiero ya sentirme a salvo y ser feliz. Hay que vivir en paz.

Esto es mejor que Siria. Sólo pido a los gobiernos europeos que salven mis sueños, que no dejen que se mueran en la arena de un campo de refugiados en Grecia, Turquía o donde sea, o peor aún, no me dejes morir en Siria.

Es duro huir de la guerra y encontrar a mucha gente que huye igual que tú,  y Que aquí también haya conflictos. No me gusta que nos quejemos por todo, prefiero ser positivo, constructivo y aportar, con eso ayudo más a cambiar la opinión hacia los refugiados que si me quejo por lo mal que estamos.

A mí esto me enseña a amar más. Estoy harto de odiar. Ahora mi vida se limita como mucho a llegar a mañana.

[paypal-donation]

One response to “RAMI HALABI

  1. Tuve el placer de conocer a Rami en Quios durante el mes de junio y el brillo de sus ojos me cautivó, a pesar de tanto sufrimiento, tienen esperanza y siguen creyendo en el ser humano.
    Ánimo Ramy
    Un abrazo donde estes

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s