SAMIR MAMEDOV Y SABINE MAMEDOVA

Samir Mamedov y Sabina Mamedova

Este proyecto me ha permitido conocer a gente maravillosa. Esta familia que ahora vive en Mutilva son unos de ellos. Ahora ya son amigos con los que pasaré muy buenos ratos. Ya tengo ganas de volver para quedar con ellos y me cuenten que tal se están integrando en nuestro pueblo. Aquí su historia.

Mantengo sus nombres anónimos por seguridad. Esta pareja nació hace 38 y 36 años en Bakú, Azerbayán. Tienen dos hijos de 10 y 6. Ella es oftalmóloga y el economista. Allí hay una dictadura, y aunque aparentemente se vive muy bien y en paz, la realidad es más radical. Ella pertenece al partido de la oposición. Supuestamente hay una democracia, pero está lleno de corrupción. La policía que tiene que defender no lo hace, casi todos están corruptos, como los políticos. Sólo hay un partido de oposición, el frente nacional, ya que el resto no se atreven a oponerse. Los sueldos son muy bajos y viven mal, sobre todo si no eres de izquierdas. Encarcelan a Los líderes y a los políticos que se oponen.

El gobierno obliga a los funcionarios a afiliarse a su partido, no hay libertad de expresión y política. En el momento que ella dijo que era de otro partido, hubo persecución hacia ella, a sus hijos no les dejaban ir al colegio, multas inexplicables. A familiares les quitaban puestos de trabajo, con lo que la familia se enfrentaba a ellos. Les han detenido muchas veces siendo golpeados y en la última 10 días y torturas muy duras y amenazas de muerte.

Tuvieron que esconderse en casa de unos amigos y familiares. Un día la policía entro en su casa cuando comían con sus padres y familia y les pegaron hasta dejarlos inconscientes. Sus padres sufrieron estrés y se pusieron enfermos.

Les impedían salir del país y buscaron a gente para salir ilegalmente. Tuvieron que pagar mucho dinero. Les llevaron primero a Turquía y de ahí en vuelo a Madrid. El turco se llevó sus pasaportes para dárselos al hombre de Azerbaiyán, para que no le pasase nada. Compraron billete a San Sebastián y allí en la Cruz Roja explicaron y pidieron asilo. Les dieron solución y lllegaron a Pamplona.

Quieren tranquilizarse y sentirse felices. Quizá volvieran si su país fuese una democracia segura, pero lo dudan a corto plazo. Tienen malos recuerdos. Allí hay una miseria escondida que el gobierno oculta al mundo, es como si hubiera unos muros levantados detrás de una bonita fachada. Nadie se atreve a denunciarlo. Y si lo haces nadie te ayuda por miedo.

Lo que piden es que la gente no se calle. Hay que defender los derechos humanos y la libertad de pensamiento. Si asumimos esa realidad, nunca mejoraremos y nos seguirán aplastando. Ese es el problema de pueblo.

El haber venido es un paso complicado, pero esperan adaptarse rápido. Para sus hijos es más fácil. Aquí han visto que hay más gente de otros países que por diferentes circunstancias están en la misma situación y empatizan con ellos. Esto les crea más respeto y tolerancia. Les ha hecho mejores personas.

Son religiosos, pero saben que la última decisión es de ellos y el destino lo eligen ellos y no aceptan lo que les hacen el gobierno.

Su deseo es que no haya dinero ni religiones, no quiere guerras y sabe que gran causa de ellas son esas dos cosas. Su deseo es vivir tranquilos y no tener que despertarse en mitad de la noche temblando por miedo a que les hagan algo.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s