SAED Y SELINDA ADLEEN

Selinda y Saed

A Saed y Selinda los conocí en Quíos. Dos hermanos a los que es fácil cogerles cariño y que han tuvieron un viaje muy duro para llegar a la isla griega.

Cuando estaba en Quíos uno de esos días que ayudabamos en la cocina, conocí a estos hermanos. Zaporeak pensó que llevar a personas que le asesorasen sobre la comida ayudaría a que los refugiados disfrutasen algo más de las raciones. Y así fue. Pero lo mejor de eso era la alegría que transmitían los dos y Yasmina, una amiga con la que viajan. Los tres no perdían la sonrisa. Una tarde me fui con ellos y me contaron su historia.

Jóvenes, de 27 y 22 años. Nacidos en Mohaim Liarmok, su familia es palestina refugiada en Damascos, y ellos nacen ahí. El trabajaba de chef en un restaurante internacional y ella en una consulta de cirugía.

Con la guerra encima todo falla y hay mucho peligro en la calle. En octubre de 2015 van de Damascos a Antaquia. Desde allí llama a casa, pero su padre no contesta. Al regresar,  su casa no existe y su padre ha fallecido y tiene que enterrarlo. Para volver a escapar de Siria tiene que pagar a los traficantes de cada ejercito. 2000€ por cabeza. Dos días caminando hasta Turquía, luego dos días de bus a Ismir. Y pasa más de un mes para cruzar hasta Quíos. Al séptimo día les llaman para cruzar pero les pilla la poli, al segundo y tercer intento también les pilla de nuevo la poli y les llevan a la cárcel. A Saed le roban todo el dinero y documentación. Consigue unas fotos por móvil de sus documentos que un amigo le envía desde Siria y lo intenta por cuarta vez. Mucho frío y en oscuridad, cuatro horas esperando y a la una montan, a las 3 llegan y van a vial.

“Quiero ir a cualquier país. Sueño con una vida normal, tranquila, vivir feliz”.

“La vida allí no es perfecta, la policía abusa mucho. Aunque con dinero todo se compra. Al gobierno no le importa quien vive y quien muere. A veces las familias están enfrentadas porque tienen miembros en diferentes facciones”.

“Después de mucho tiempo he tenido que enterrar a mucha gente y te da mucha tristeza, pero fue ver morir a una mujer en la calle y ver a su hija junto al cadáver sin saber que hacer lo que me cambió el chip. Ahí me hundí, perdí la esperanza y las ganas de vivir. No podía parar de llorar. Antes de eso me sentía muy fuerte, pero después de eso, no me importaba nada, no podía controlar mi vida. ¿Puede que sea mi destino, pero qué culpa tengo de haber nacido en Siria? Pensaba en la mujer de la calle y me decía que morir en la calle, sucia, sin comida, sin nada y sufriendo, ese no creo que sea el destino de nadie”.

“No sólo es eso, es ver partes de cuerpos todos los días. Comíamos de lo que daban los árboles o de lo que nos daba la gente. Llega un momento en el que lo normalizas”.

Cuando llegaron a Vial, la mujer de registro les trató muy mal, les hizo sentirse culpables, como si hubieran matado gente. Al no ir a la mili por no querer matar a nadie, no tenía pasaporte y su mirada era despectiva. “Preferí estar callado, pero hemos sufrido mucho como para que el primer lugar en el que nos sentimos a salvo nos traten tan mal. Al final eso era como una prisión y pensaba, era injusto escapar de la guerra para llegar a la no libertad. Qué habíamos hecho mal?”

“La noche de la llegada hubo un problema con los afganos con peleas e incluso murió una persona. Sentí volver a la guerra. Llegó un hombre y nos dijo que corriésemos. estuvimos cuatro horas corriendo en la noche hasta llegar a Souda. Y allí ya nos dieron de todo y nos sentimos mejor”.

“Estoy feliz aquí, pero tengo miedo de volver o de no avanzar. Llevamos un mes y nadie se preocupa”.

“Necesitamos una vida normal, no pido más”.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s