Etapa 20: Stoky-Praga

Alcanzo la capital de la República Checa y el encuentro con una asociación local me deja muy satisfecho a nivel humano.

Aunque sé que tengo una etapa larga por delante me cuesta levantarme. La noche anterior se me hizo tarde contactando con las ONGs locales y escribiendo el arítculo del ecuador del proyecto para el periódico navarro.

Antes de las 9:00 de la mañana ya hace mucho calor, y empezar la etapa subiendo no ayuda a coger ritmo. Aun y todo consigo hacer 40km de un tirón y tomo descanso en una gasolinera. Los problemas de hoy eran el viento habitual y que todo el tráfico rodado de la autopista lo han desviado por obras a la carretera por donde he ido hoy. No es nada cómodo rodar con tanto camión pasando cerca cada poco rato.

Supongo que saber que mañana iba a tener descanso hace que el cuerpo se apague. La segunda tirada han sido otros 45km, he pasado de la 38 a la 12 dejando Kolin atrás. Hoy el transito de camiones y las ganas de llegar me han hecho parar poco. En un pueblito a 45km de Praga he comprado un poco de pan y jamón y me he sentado en una sombra un rato. La china del local me miraba con cara de no entender.

He salido con un bochornazo tremendo, pocas ganas y unas nubes muy feas en el horizonte. A unos 15km de Praga he visto una estación de tren y he pensado que quitarme el tráfico entrante a la ciudad era más seguro, pero sentarse en el vagón y ver el diluvio en ese instante, no tiene precio.

El tren me ha dejado en una de las estaciones de Praga y la tormenta no cesaba. Así que he enfilado mis 2 últimos kilómetros de etapa bajo una cortina. Rodar bajo cántaros de agua, con un suelo adoquinado y parando a mirar las calles en el móvil ha sido la guinda. 115km para rematar un día de carretera completo.

Con el ordenador encendido y pasando las fotos, la chica de la asociación, me escribe que van a la estación que quizá llegue una familia siria. No sabia donde estaba la estación, pero le he dicho que me esperen. A los 40 minutos en frente del Burger King, el lugar donde todos los días quedan con los refugiados que llegan y donde hacen las guardias.

Han llegado otras personas de la asociación, pero la información que les han enviado ha sido errónea, aunque puede que llegue un afgano más tarde. Nos vamos a comer algo, tres Zuzkas, Yassir (un chico sirio que escapo de la guerra hace cuatro años y que ahora colabora ayudando a los refugiados que llegan) y yo. Tras un tentempié vamos a la estación y ahí nos espera un chico afgano. La asociación le compra algo de comer, le busca un sitio donde dormir y le compra los billetes.

Todo el proceso de esta y otra ONGs lo explicaré mejor mañana. Hoy quedaros con que hay gente checa que hace una gran labor.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s