HEBA MOHAMED TURKMAN

Heba

Antes de empezar el proyecto, pude sentarme a hablar con Heba, ella vive con sus hijos en una residencia que el ayuntamiento de Aranguren tiene. Está sola con sis tres hijos.

Tiene una sonrisa muy sincera, es joven, 32 años, pero en el peso de sus hombros se ve que ha sufrido mucho. Vivía con su marido e hijos en Daraa, Siria. Allí era ama de casa. Por la situación política, un día sin motivo alguno se  llevan a su marido a prisión y lo matan, eso ocurrió en 2013. Decide escaparse con los tres hijos y por 200€ le pasan a Turquía donde esta un año. Trabaja algo y decide irse a Egipto donde tiene un familiar, allí pasa otro año, pero un día, desgraciadamente, su hija sufre una violación y se ve obligada a irse de nuevo a Turquía. Con los ahorros y algún trabajo consigue juntar los 1500€ necesarios para cruzar hasta Quíos. En la isla le dicen de solicitar un papel para el asilo, pero tarda muchísimo y si ella llega a saber que iba a estar tanto tiempo estancada en un lugar y sentirse tan vulnerable, casi culpable de algo, hubiera preferido estar en Turquía.

En Quíos le proponen entrar en un sorteo. Se apuntaban en una lista y elegían varios países. Uno era España, como poca gente lo elegía creyó tener más posibilidades. Era un programa de UN e ISO. Y un día le llaman para venir a España y a 22/07/16  son seis  meses desde que llegó.

Tiene dos hermanos desaparecidos de los que no sabe nada hace mucho. Está preocupada por sus hijos, lo que quiere es un futuro mejor para ellos. Está aquí en España, no sabe si es lo que quiere, es donde se siente segura y a salvo y dice que que remedio le queda. Es lo que hay. No piensa en nada más, sólo en ir pasando día a día y tratar de adaptarse.

No se puede describir que es vivir con bombas todos los días. Ahora un simple globo al reventar provoca sustos terribles a sus hijos que tienen traumas. Ahora está destrozada por dentro, cualquier problema le derrumba.

En su momento la primavera árabe tenía sentido, dar un golpe en la mesa para cambiar las cosas en su país. Como ocurrió en Túnez. Pero una cosa es unos meses y otra años de guerra, cientos de miles de muertos, desplazados y un país en ruinas y sin futuro. ¡Ya basta! Ni sabe si acabará algún día, ni lo cree. Si su país vuelve a ser el mismo si quiere volver.

“Mi idea es amar más que odiar, pero por encima de todo esta que respeten y respetar los derechos humanos. Europa debe buscar una solución ya”. Ella lleva un tiempo ya en un lugar acogida y con comodidades y está cansada de tener que luchar y sentirse fuera de lugar, no quiere imaginar como de cansados estarán en los campos de Europa, donde las condiciones son malísimas.

Allí era ama de casa, y aquí tendrá que aprender un idioma y trabajar para salir adelante, no tiene problema con ello, pero no entiende porque le ha tocado eso, no es justo. Le hubiera gustado estudiar enfermería.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s