IVAN VOUCHOK

Ivan Vovchok

Este refugiado prefiere mantener su nombre anónimo y le hemos dado otro. A Ivan, lo entrevisté en Pamplona en la sede de la Cruz Roja.

Ahora tiene 27 años, él es original de Donesk,  del barrio de Octaviski.

Trabajaba en la construcción, aunque antes de que estallase todo estaba preparándose para ser bombero. El vivía cerca del aeropuerto y es el lugar donde empezó la lucha. Las noticias mienten sobre la guerra. La mayoría somos gente que quiere vivir tranquila, no queremos ni Rusia ni Ucrania, sólo tranquilidad.

El 26 de mayo de 2014 empieza la guerra y no se lo puede creer. Regresaba del trabajo a casa y lo más rápido que puede coge papeles y ropa para escapar. Caían bombas en el aeropuerto y consiguió escaparse con su coche del ataque. Iba muy rápido por la ciudad, estaba aterrorizado. Al llegar a casa de su amigo, le dice que mire el coche, está muy dañado, tiros de bala por todos los lados, metralla y agujeros de balas que han pasado cerca de su cabeza. Se quedó en shock mucho rato. Llamó a su familia y estaban todos a cubierto en bajeras de un polígono. “Aguanté 3 semanas más y de ahí fui a Vinjsa” y se refugia con el hermano de su abuela.

“Estoy harto de que los intereses individuales pasen por encima de las personas, así nos vamos a matar unos a otros y no va a quedar nadie. No hay que olvidar que en la guerra perdemos todos. No quiero luchar porque no creo en eso, no hay razón para hacer daño a los demás. Y menos por un trozo de tierra o por un pensamiento. Hay un dicho que dice que donde vivas no cagues, pienso que el mundo está lleno de mierda. He dejado de creer en las palabras, ahora creo en mis ojos”.

De ahí fui a Moscú, Belgrado y regresó a Donestk, en poco tiempo cambió mucho, mi casa ya no existía, era todo lo que construyó su abuelo. Luego salió de Donestk hacia Ucrania, 22 horas en el coche en la frontera, hubo gente que ha murió tiroteada esperando a cruzar. “En noviembre de 2015 estaba en Ucrania y fui a Kiev dos veces para negociar como salir. Sin dinero no sales. Por fin lo conseguí y fui de Kumatorsk a Kiev, de ahí en tren a Chernovtsi, un bus de dos días hasta Zaragoza y el 9 de enero llegué a Pamplona. Mi madre está aquí desde hace años, ya vine con 21 años para ganarme la vida, pero por problemas de visado me echaron. Ahora la vida me trae aquí en calidad de refugiado”.

“El solicitar asilo te estanca seis meses. Quiero trabajar, soy útil y ya, hablo español. ¿Quién me paga las cosas? Hasta el 26 de agosto no puedo buscar trabajo. Aquí quiero quedarme, me siento feliz. No quiero volver a Donestk, fue un lugar que me castigó y quitaba la felicidad. Allí quedan años de guerra y hay muchas armas”.

“La gente ha perdido el rumbo, han olvidado el verdadero significado del amor. Los millonarios manipulan a la gente, ganan cada vez más dinero. Por ejemplo, Donal Trump, ¿crees que quiere ser presidente porque quiere mejorar su país y la situación de la gente?, es por ego, para ser más rico y famoso”.

“He cambiado, creo que a mejor, no tengo derecho a odiar y no me permito hacerlo, lo que haces a los demás te vuelve algún día, sonrisas y buenos pensamientos. Eso sí de momento no confío en nadie, no en particular si no en los pensamientos que mueven a la masa a hacer daño”.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s