Etapa 9: Predejane-Aleksinac

Una etapa tranquila y en la que las bicis han sido una cosntante para llegar a la región de Nišava.

A las 8:00 de la mañana y después de un buen desayuno estaba en la carretera. Salgo en sombra y hace hasta fresco, es bajada, casi no hace viento y los pájaros cantan. Bajo feliz y dispuesto a comerme los 105 km de etapa. Cuando llevo 6 en una bajada sin arcén un audi me para. Pienso que es policía y que no puedo ir por ahí. “Te has olvidado el DNI, en el hotel” ¡Queeeeee! Tira de nuevo para arriba y recupera el maldito trozo de plásitco. Niños recordar, revisar antes de salir la cartera.

Así que son las 9:00 llevo 12km y estoy en el mismo sitio. Empezamos de nuevo. Los pájaros cantan y eso. De todos modos bajo feliz siguiendo el curso de río Morava que en dos días desembocará en el Danubio. De las regiones de Pcinja y Jabalnica que pasé ayer, entro en Nisava.

Evito las grandes carreteras y escogo la 158 que me lleva por los pueblos. Aunque aquí no es fácil seguirla porque no tienen indicaciones, así que casi cada cruce tengo que verificar. En el primer pueblo que veo compro algo de fruta y me dedico a observar a todos moviéndose en bici. De no haber visto casi bicis en todo el viaje, hoy ha sido una cosntante. Todos se movían en bici, llevaban sus compras o estaban aparcadas por todos los lados.

Mi objetivo es llegar en dos días a Belgrado a ver si puedo estar con una ONG noruega que trabaja con refugiados, aunque dependo de un contacto. Mientras camino en bici pienso por donde irían ellos hace dos meses. Y sobre todo que pensaría la gente local. Hace no mucho hubo una guerra terrible aquí y muchos tuvieron que huir a países limítrofes. Pero creo que Serbia ha sido un buen páis de acogida. De eso quiero asegurarme. La cosa es que al igual que en España, la gente tiene la predisposición de acoger, pero los refugiados tienen el foco puesto en Alemania o Suecia.

En uno de los pueblos he parado a comprar un tomate de un puesto de la carretera. Les hace gracia y me lo regalan. En otra parada, sentado en el suelo comiendo la fruta, una mujer me habla en serbio, sólo me queda asentir y dos minutos después nos despedimos, a nuestra manera nos hemos entendido, cada uno se va con su sonrisa. Mientras ella me habla en un bar se oyen cánticos y botellas brindar. Son las 12:00 de la mañana de un lunes. Aquí la gente fuma y bebe mucho. Que me pida zumo en vez de cerveza les hace gracia.

Así que tanta observación y retrasos me ha puesto de nuevo bajo el sol camino de Aleksinac. Aunque la carretera era más favorable, aún se hacen largos pasar de los cien. A las 15:00 pisaba la ciudad en busca de un hotel barato con wifi. “Sólo hay uno” y yan había mirado en internet que es carísimo. Pero un hombre que escucha se acerca y me dice “el hostal Sumarovic esta aquí y es barato”. Efectivamente y muy tranquilo.

Al final 117km de etapa que me dejan más cerca de Belgrado.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s