Etapa 8: Kumanovo-Predejane

Otra frontera más en el camino. La pequeña Macedonia da paso a Serbia.

A las 8:00 ya estaba dando pedales. He buscado una carretera pequeña para poder pasar a Serbia que estaba muy cerca de la salida. Pero el único camino por el que me llevaba el mapa era uno de tierra y he tenido que bajar a la autopista. Imagino que meses atrás los refugiados cruzarían caminando por ese, para no tener que pasar el control aduanero.

En la aduana había ceintos de camiones esperando. Intuyo que al igual que en Calais, las revisiones a los camiones serán más exhaustivas ahora, ya que los traficantes usan a camioneros para llevar a los refugiados. Me acuerdo cuando estuve en Calais, que Ali me decía que lo que se necesitan son camioneros comprometidos.

Pasada la frontera me ha tocado rodar 10km por la autopista hasta encontrar una salida más segura. Así que ya estaba rodando por carreteras serbias. El paisaje se ve montañoso por todos los lados. He escogido esta ruta, primero porque era la más transitada por ellos y segundo porque por el otro lado me metería en Kosovo, más abrupto e inseguro. Un día de estos subiré la historia de Mustafa, un chico Sirio que ahora está en Calais. Lo que quiero adelantaros de él es como los paises se pasaban la pelota con los refugiados. Las imágenes que salen es la de refugiados caminando, sobre todo era en pasos fronterizos, pero la realidad es, que en las fronteras los tenían horas hasta que llegaba un autobús que los dejaba en la frontera del siguiente país. Mustafá me dijo que desde Macedonia fue así hasta Alemania. Seis países que se quitan el problema de encima, te dejo pasar, pero no te quedes.

El viento está siendo una constante bastante agotadora desde que comencé y me temo que será así todo el viaje, ya que voy hacia el norte. Cuando por lo que sea me he equivocado y tengo que volver, es una paz tremenda en mis oídos y sentir el aire que te ayuda a pedalear, ooooooooh, que placer.

La carretera secundaria cruza por pueblecitos de tejados rojos. Muy rural como Macedonia, pero con más nivel económico. Desde Grecia ya no he vuelto a comer durante la etapa bien. Allí había muchos puestos de fruta o empanadas de espinacas en cada lugar. Ahora predominan pequeños ultramarinos donde venden bollería industrial y refrescos, pero no fruta. A ver si cambio eso que tengo el azucar por las nubes.

He podido hablar en todas las paradas con ellos. O por lo menos intentarlo. Son gente humilde y amable. En una de las paradas me he sentado en una especie de taburete de cine de madera junto a un hombre. Me he bebido la coca cola como si me fuese la vida. Al irme, entra en la tienda y me regala otra para el camino. Esos gestos valen mucho y espero que me dejen mella.

Los últimos 20km los hago por la nacional, porque no hay otra cosa. Sin arcén y con mucho tráfico. Ha tocado rodar más rápido de lo deseado. Pero por fin he llegado a Predejane. 97km y otra frontera en las alforjas.

[paypal-donation]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s